Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

EMBAJADA DEL PERU EN JAPON | Marzo 3, 2017

Scroll to top

Top

Económicas

En los últimos cinco años se ha registrado un importante dinamismo y de escala importante en el comercio entre Perú y Japón. En ese lapso sin embargo, se ha tenido que hacer frente a la crisis económica-financiera internacional, de fuerte impacto en la economía japonesa y el terremoto en la zona de Tohoku el 11 de marzo de intensidad 9 en la escala de Mercalli. Ello afectó negativamente el regular flujo del comercio, tanto de exportación como de importación.

Aun más resaltante es el incremento de las exportaciones peruanas a este país durante el año 2011 llegando a contabilizar $2,174 millones habiendo tenido prácticamente dos meses paralizada la economía como consecuencia del sismo de marzo y posterior tsunami dañando seriamente la infraestructura fabril y de comunicaciones rompiéndose gravemente la cadena logística. Además, el problema acaecido con la planta termonuclear de Fukushima trajo como consecuencia la contracción del flujo energético con consecuencias negativas para los sectores industriales y de servicios. El racionamiento se extendió hasta pasado el verano boreal. Por ello es meritorio resaltar el dinamismo de las exportaciones peruanas que, en dicho contexto, crecieron 21.3% con respecto al año anterior.

Balanza Comercial

En miles de USD

Top of Form

AñoBottom of Form

2007

2008

2009

2010

2011

Exportación

2,189,410

1,794,165

1,376,984

1,792,251

2,174,639

Importación

711,878

1,144,383

851,116

1,268,205

1,213,369

Balanza

1,477,533

649,782

525,868

524,045

961,270

Fuente: SUNAT

El EPA entre Perú y Japón entró en vigor el 1 de marzo de 2012.

En relación a los beneficios arancelarios, Japón ofrece acceso preferencial a su mercado al 99.8% de las exportaciones del Perú,  involucrando el 88.2% de líneas arancelarias. Los productos sensibles para Perú como productos agrícolas (lácteos, carnes, azúcar, productos pesqueros, calzados, entre otros) fueron excluidos de la negociación.

 

Perú tendrá sólo el 0.2% del comercio bilateral existente en Exclusión. Aquí se encuentran algunos productos agrícolas como carne de bovino, lácteos, arroz, azúcar, malta), productos pesqueros, entre otros. Productos de gran interés de Perú como café, espárragos, sacha inchi, pota, aceite de pescado, cobre, plomo, zinc, maíz morado, maíz gigante del Cuzco, pez espada, entre otros; ingresarán al mercado japonés con acceso preferencial.

 

Perú ofrece en desgravación inmediata y a 5 años a productos de interés de Japón como: teléfonos celulares, computadoras, televisores, productos laminados de acero o hierro, diversos aparatos electrónicos, productos laminados de acero, entre otros, los cuales ayudarán al consumidor final. Adicionalmente, Perú atiende los principales interés de Japón en el sector automotriz, otorgando un plazo de desgravación de 5 años para los vehículos comerciales.

En relación a Origen, los acuerdos alcanzados en dicho Capítulo permiten garantizar que las mercancías beneficiadas por el Acuerdo tengan el grado de producción suficiente para que sean considerados como originarios de las Partes. Asimismo, se han establecido procedimientos claros y concretos para controlar y verificar el cumplimiento de las condiciones establecidas en el Capítulo.

Por primera vez en un AAE, Japón ha aceptado tener reglas de origen flexibles para los productos de la pesca, las cuales podrán ser cumplidas sin mayores inconvenientes por las empresas pesqueras peruanas. Asimismo, aceptó que la acuicultura sea considerada un proceso productivo suficiente para gozar de las preferencias para varias especies de interés del Perú.

Se acordó un esquema de certificación de origen simplificado (que hasta el momento Japón solo tenía con Suiza), y que permitirá que exportadores autorizados puedan realizar exportaciones sin necesidad de certificar sus productos en las cámaras de comercio. Las exportaciones convencionales, por otro lado, deberán ser certificadas por las cámaras.

En relación a Entrada Temporal, se establece un marco jurídico estable para la entrada y estancia temporal de nacionales de las Partes con propósitos de negocios. Este marco incluye compromisos de Japón para permitir la entrada y estancia temporal de nacionales peruanos que sean visitantes de negocios, inversionistas, personal transferido dentro de una corporación, ciertos profesionales independientes y aquellas personas que cuenten con un contrato con una entidad pública o privada de Japón.

Japón permitirá la entrada de profesionales y técnicos a través de facilidades migratorias. En particular, para el caso de los Chefs, Japón ofrece una reducción de los requerimientos usualmente exigidos por Japón a terceros países. El principal de ellos consiste en exigir sólo 5 años de experiencia a los chefs peruanos cuando el normal exigido por Japón es de 10 años de experiencia para poder entrar a Japón.  Para ello el Perú debe implementar previamente un régimen de licenciamiento que permita demostrar que los chefs han cumplido con los 5 años de experiencia. Esta situación se considera fácilmente implementable dado el importante crecimiento que ha tenido ese sector en los últimos años.

En cuanto a Propiedad Intelectual, Perú y Japón verán formas  de establecer mecanismos de intercambio de información que apoyen un mejor análisis de solicitudes de patentes basadas en recursos genéticos o conocimientos tradicionales asociados. Es la primera vez que Japón incorpora  estas materias en un acuerdo bilateral. Asimismo, se logra el reconocimiento del Pisco como una indicación geográfica.

 

Adicionalmente, se con motivo del AAE, ambas Partes han acordado una Declaración Conjunta mediante la cual Japón reconoce la importancia de la protección de la biodiversidad, los recursos genéticos y los conocimientos tradicionales asociados; así como del consentimiento informado previo y la distribución justa y equitativa relacionados al uso de estos recursos y reconocimientos.  Es la primera vez que Japón incluye este tipo de disposiciones en una negociación bilateral. Dicho documento será firmado en marco de la suscripción del EPA.

Asimismo, se cuenta con un Capítulo novedoso denominado “Mejora del Ambiente de Negocios” el mismo que busca brindar mayor certeza y apoyo para los empresarios que busquen realizar negocios en la otra Parte. En particular, dada la distancia y diferencias en lenguaje, costumbres y prácticas entre el Perú y Japón, este marco puede resultar muy beneficioso para la profundización de las relaciones económicas entre ambos países.